martes, 17 de mayo de 2016

Contigo sin ti...

 
 
 
Contigo. En tu regazo, a tu lado, de tu mano. En mi camino, en el tuyo, en el nuestro. En la complicidad, en el recorrido, en los días y los años. En mí, a tu lado, fue creciendo la persona que soy hoy.
 
Contigo aprendí a hacer de mis sueños el motor de mi vida, a no desfallecer ante los noes que la vida me fue dando y a valorar y disfrutar los síes que llegaron. Y hoy, en este contigo sin ti, escribo las líneas finales de un camino que seguirá su curso en las personas que permaneceremos por aquí un tiempito más.
Contigo vivimos un montón de días festivos que improvisamos, aun a sabiendas que tu reloj biológico había empezado a contar marcha atrás. Ganamos un tiempo valiosísimo en el que hoy, de su recuerdo, nos regocijamos todos los tuyos con auténtica ternura.
Vivimos, entre otras celebraciones, una NocheBuena-Navidad-FinDeAño improvisada en el mes de febrero, con sus turrones, campanadas, uvas y espumillones. Un Sant Jordi adelantado en el tiempo, con rosas y puntos de libro personalizados. Aquella mariscada de la que te encaprichaste una tarde en el hospital y disfrutamos en cuanto mejoraste un pelín, o la inauguración de la compra de unas sillas de comedor, excusa fantástica para volver a reunirnos todos.
Vivimos, en definitiva, lo que ya habíamos bautizado como “FAMÍLIA en mayúsculas”. En cada celebración cantamos y bailamos hasta agotarnos en melodías que, son y serán ya, el hilo musical de nuestra nueva vida contigo sin ti.

Todos juntos siempre, nadie faltó a esas importantísimas citas. Todos juntos supimos labrar los recuerdos en los que hoy nos estamos refugiando.
 
Contigo. En mi niñez, en tu magia; en mi adolescencia, en tus vivencias; en mi rebeldía, en tu carácter. Contigo. En conversaciones infinitas insaciables. Contigo. En días de playa y noches veraniegas cerquita del mar. Contigo. En nuestro Cubelles. Contigo. En el trabajo, tú y yo, padre e hija, juntos, comerciales por el mundo. Contigo. En mi cáncer, en el tuyo, en el principio, en tu final, juntos, contigo sin ti, hoy.
 
Contigo. Con Mateo, mi padre, con toda la fuerza que tenías y que hizo de tu persona el ser tan intenso, auténtico, creativo y enérgico que hoy deambula por nuestros corazones huérfanos de tu presencia.

Contigo sin ti. Siempre. Te quiero papá!!
 
 
 


8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Molt emocionant. Com passa el temps!!! Un petó Cèlia i família.

    ResponderEliminar
  3. Molt emocionant. Com passa el temps!!! Un petó Cèlia i família.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracies carinyet, si que passa si, ja fa un mes!!

      Eliminar
  4. Un precioso homenaje a un hombre bueno, amigo de sus amigos, muy familiar y con un corazón tan grande como su cuerpo. Me emociona recordarlo... un abrazo enorme Celia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Otro abrazo para ti amigo!!!

      Eliminar